Lago Puelo: Reflexiones sobre el incendio del C° Currumahuida en Chubut

Editorial (*) | ¿Los héroes del silencio, o para la foto de campaña?

Incendio en el Currumahuida
Lago Puelo: Reflexiones sobre el incendio del C° Currumahuida en Chubut

La primera de ellas tiene que ver con la rápida respuesta y disposición de los servicios de combate de incendios y los bomberos voluntarios que inmediatamente pusieron manos a la obra para evitar males mayores.

No así la municipalidad de Lago Puelo que sigue creyendo que el grupo de WhatsApp del COEM solo sirve a los fines de la Pandemia Por Covid 19. No fue sino hasta que desde el bloque se les recuerda que el grupo COEM esta conformado y es deber convocarlos, que nos integramos los concejales y otras instituciones a las reuniones operativas.

Hoy en una nueva reunión nos encontramos con un panorama táctico y las previsiones meteorológicas para la tarea de la jornada del domingo. Luego de ese momento de detalles de trabajo y coordinación entre las instituciones involucradas surgieron otros temas de fácil resolución y más aún sencillos de prever.

El estado provincial traslado combatientes para reforzar las brigadas locales y lo mismo hizo el estado nacional. En total 28 personas llegaron a la localidad y acordaron con el municipio que serían alojadas en el gimnasio municipal. De esos lugares que costaron al erario municipal 2 millones de pesos donde habría baños nuevos y algunas camas para alojar enfermos de Covid.

Uno supone que estado de preparación de ese espacio era tal que bien podrían caber y albergar 28 combatientes de incendios forestales, que para ello tendrían las comodidades edilicias necesarias.

En la reunión de hoy nos enteramos tristemente, y sin que nadie se sonroje, que las camas no son suficientes, que hay combatientes durmiendo en el suelo. Que los baños tienen poca presión de agua y no hay agua caliente.

Entonces recordé que hace muchos meses hicimos un pedido de informes respecto de esa misma obra. No es novedad para los vecinos de la localidad que hay muchos sectores en Lago Puelo donde la presión de agua no es suficiente para elevar el agua al tanque de un domicilio, por lo cual muchos de nosotros tenemos un tanque alternativo al ras del suelo y una bomba que eleva el agua al tanque principal de la casa, cabaña o complejo turístico. Mismo se podría hacer sin demasiada inversión en el gimnasio municipal para que quien se albergue allí este con las comodidades necesarias.

Respecto de las camas, colchones y ropa de cama entiendo que eso estaba previsto en el presupuesto de refacción del gimnasio para lo cual se usaron 2 millones de pesos y se construyeron camas de madera. Si hubiese un rebrote de casos de Covid en la región, lo cual no es alejado de la realidad viendo lo sucedido en varios países de Europa tampoco los enfermos de Covid que necesitan estar aislados tendrían las comodidades necesarias.

Por otro lado a raíz de los incendios he visto personas con deficiencias en las vías respiratorias que se han visto afectadas seriamente por la presencia de humo en el ambiente. Por lo cual entiendo que el hospital Rural de Lago Puelo debiera también participar de las reuniones del COEM, y no he visto representante alguno en esos encuentros en las ultimas 3 reuniones a las que fuimos convocados. Misma solución que con el resto de los miembros del COEM, se los convoca por Whatsapp para que participen y hagan su aporte desde el área de salud.

Quizás se da por sentado que desde el hospital local se han enterado de las convocatorias y en verdad alcanzaría con una sola llamada telefónica.

Cuando uno recibe visitas prepara una serie de condiciones para que la estadía de la visita sea agradable, camas suficientes, sillas necesarias, y comparte los recursos de los que dispone, mismo cuando el municipio sabe que va a recibir brigadistas en el gimnasio municipal. Prepara camas suficientes, sillas necesarias, una mesa y dispone del personal para que estos hombres a los cuales todos honramos en verano, puedan descansar cómodamente e ingerir alimentos suficientes.

Hoy mencionaron que se turnan para preparar el desayuno y la cena tal si fuera “La casa de Bartolo” como decía mi abuela “cada uno se Atiende solo”. Sabemos que el horario de desayuno de los brigadistas es previo al ingreso de los trabajadores municipales pero bien se podría preparar un grupo y coordinar para que los visitantes reciban además de un termo de café la atención de tenerlo servido en la mesa junto con las calorías y las proteínas suficientes para emprender una larga jornada de trabajo. Empleados municipales que ingresen más temprano y que quizás para compensar se retiren más temprano también. Mismo con la cena, un grupo que se ocupe de que los muchachos tengan un plato caliente, quizás a contra turno mientras dure la tarea de combate del incendio.

No es nada descabellado pensar en organizar al personal para ese tipo de situaciones. Tal como se ve en otras localidades no muy lejanas. Hay una panadería municipal, hay una cocina a disposición y hay grupos voluntarios en la localidad que seguramente estarían orgullosos de acompañar al municipio en esta tarea. Basta a veces con consultar, o imitar acciones de otras ciudades y pueblos que sufren mismo avatares por estos tiempos. También mencionaron que a la entrada y a la salida del edificio del gimnasio municipal nadie está para cerrar la puerta de donde se alojan y que la limpieza de los baños a raíz de la falta de presión de agua también se complica. La figura del portero tampoco aparece en el relato de los brigadistas, las puertas no tienen llave y sus pertenencias quedan expuestas y propensas a sustracciones. Si se construye a nuevo un baño, una habitación y su respectivo mobiliario alguien debiera quedar como custodio de esos bienes que son municipales entiendo yo. Puertas nuevas llevan cerraduras nuevas.

Otra observación de la cual he visto se hizo caso omiso en las reuniones es la de compartir con quienes representamos distintos sectores en ese comité la información necesaria para que repliquemos desde nuestras redes personales e institucionales a las que representamos y crear un canal más amplio de comunicación.

Las reuniones de COEM son para organizar, evaluar y distribuir tareas, de eso se trata, ni más ni menos. No quiero decirle a la conducción municipal como gobernar pero si le voy a pedir que al menos no nos avergüencen. Después de que todo esto pase vamos a seguir pidiendo explicaciones e informes , porque los vecinos debemos saber dónde van los recursos que ingresan al erario municipal, y los bomberos y brigadistas no necesitan una foto con una salutación sino que se honre su trabajo cuando lo realizan.

 (*) Cristina Jara Concejal municipal de Pago Puelo | Periodista

 

@Limite42

Acerca de Angel Daniel Morales

Angel Daniel Morales Periodista Independiente DIRECTOR EDITORIAL Diario Digital de El Bolsón – Río Negro – Patagonia Argentina "En tiempos de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario"

Compruebe también

El Bolsón: Acto por los 11 años de la muerte de los tres mochileros

El Bolsón: Acto por los 11 años de la muerte de los tres mochileros

Al cumplirse una nueva fecha de la trágica muerte de Juan, Eugenio y Nehuen, los …

A 25 años del asesinato de cabezas, 25 periodistas mantienen su recuerdo presente

A 25 años del asesinato de cabezas, 25 periodistas mantienen su recuerdo presente

Fopea convocó a rememorar y reflexionar sobre el fotógrafo a un cuarto de siglo del …

Dejanos tu comentario