La Iglesia celebra hoy el martirio de San Juan Bautista

EVANGELIO | SANTORAL

VIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO TIEMPO ORDINARIO
29 de Agosto de 2021

Evangelio según San Marcos 7,1-8.14-15.21-23

Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús,
y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar.
Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados;
y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?”.
El les respondió: “¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.
En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”.
Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanlo bien.
Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre.
Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios,
los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino.
Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre”.

Palabra del Señor

Reflexión (*)

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos letrados de Jerusalén y vieron que algunos discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. Preguntaron a Jesús: “¿Por qué no siguen tus discípulos la tradición de los mayores, sino que comen con manos impuras?”. Él les contestó: “Que bien profetizo Isaías de la hipocresías de ustedes, cuando escribió: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí; el culto que me dan es inútil, ya que la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Ustedes descuidan el mandato de Dios y mantienen la tradición de los hombres” Jesús se encuentra con su pueblo que ha convertido la religión en un protocolo de tradiciones y quiere combatir el concepto legalista de pureza que discrimina y excluye a los enfermos, a las mujeres y niños, a los leprosos y paganos. Es verdad, cuantas veces tenemos la tendencia de absolutizar nuestras tradiciones, creencias e ideas como criterio para juzgar a los demás. Es una incapacidad de salir de nuestro propio proyecto de vida, de los que hemos construido, comprendiendo a los demás, y perdemos la capacidad de leer en nuestro interior. La tradición es buena hasta que se convierte en tradicionalismo y nos deshumaniza. Prácticas externas y rutinas vacías de humanidad. El hipócrita del que habla Jesús es como un comediante religioso que finge algunas virtudes o sentimientos que en realidad no tiene. Las apariencias pueden engañar. Hoy Jesús dirige nuestra atención al corazón, para decir una vez más que la verdadera religión es limpiar el corazón. Por eso denuncia las artimañas de quienes controlan con la ley el camino hacia Dios y habla de hipocresía. Hay que volver a ese lugar donde nacen las acciones y los sueños, donde se elige la vida o la muerte, donde se es sincero y libre. En ese lugar profundo que llamamos corazón hay raíces de veneno y frutos de luz; campos de buen trigo y malas hierbas. Jesús nos salva de los deseos de muerte, pues del corazón del hombre, salen las malas intenciones: prostitución, robo, asesinato, adulterio, codicia, maldad, envidia, arrogancia y muchas más, pues hacen la vida impura y vacía. Es el tejido más hondo del hombre y Jesús llega hasta ahí, al motor de la vida. Se puede vivir mejor si se vuelve a nacer en esa profundidad. La propuesta de Jesús no es cuestión de ritos y sacristía o un culto separado de la vida. El gran peligro es vivir con un corazón de piedra y ausente, alimentado de prácticas, fórmulas y ritos externos. Lo que nos presenta es la vuelta al corazón, un camino espiritual de interioridad: no hay nada fuera del hombre que al entrar en él pueda hacerlo impuro, son las cosas que salen del corazón del hombre las que lo hacen impuro. Un corazón en el que advirtamos los deseos que lo mueven. Jesús bendice la vida, bendice el cuerpo y la sexualidad que nosotros asociamos a la idea de pureza o impureza, y nos dice que solo el corazón tiene la posibilidad de hacer las cosas puras o impuras, sucias o limpias. La impureza existe cuando una persona busca su propio interés a costa de los demás, matando la belleza que hay dentro de él. El Evangelio de Jesús nos dice que el mundo es bueno, que todo está lleno de palabras de amor y que hay cuidar el corazón para no perder la luz y la belleza de las cosas. La pureza es la orientación del corazón, para entrar en esa profundidad de nuestra vida, configurándonos con Dios, llegando en ese santo templo donde El habita. Lo que Dios quiere de mi lo tengo que descubrir en ese lugar, para percibir las exigencias de mi verdadero ser. De adentro hacia afuera. Porque podríamos ser devotos rigurosos cumpliendo reglas y mandatos con el corazón lleno de basura y oscuridad. Llegó Jesús y gracias a Dios las cosas cambiaron. Hay que «recuperar el corazón», como indicaba Jesús, la propia conciencia, la responsabilidad personal, sin dejarlas cómodamente en las manos de otros. No se trata, entonces, de proclamarnos defensores de ritos o tener patente de católico, sino de cambiar nuestra forma de ver y actuar, haciéndolo desde dentro. ¿Qué sentimientos mueven mi corazón?
(*) Jorge Peixoto – OFM
Parroquia Ntra. Señora de Luján – El Bolsón

LA IGLESIA CELEBRA EL MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA, EJEMPLO DE FIRMEZA EN LA VERDAD

Cada 29 de agosto la Iglesia Católica conmemora el Martirio de San Juan Bautista. Juan fue Precursor del nacimiento, de la predicación y de la muerte de Cristo. Murió decapitado por anunciar y denunciar la verdad. Juan Bautista es el único santo en la Iglesia a quien se le celebra tanto su nacimiento (24 de junio) como su muerte, por medio del martirio.

El papa Benedicto XVI, en la audiencia general del 29 de agosto de 2012, recordaba que esta memoria “se remonta a la dedicación de una cripta de Sebaste, en Samaria, donde, ya a mediados del siglo IV, se veneraba su cabeza. Su culto se extendió después a Jerusalén, a las Iglesias de Oriente y a Roma, con el título de Decapitación de san Juan Bautista”. Luego, el papa emérito añadía: “En el Martirologio romano se hace referencia a un segundo hallazgo de la preciosa reliquia, transportada, para la ocasión, a la iglesia de San Silvestre en Campo Marzio, en Roma. Estas pequeñas referencias históricas nos ayudan a comprender cuán antigua y profunda es la veneración de san Juan Bautista”.

El relato de la muerte de San Juan Bautista se encuentra en el Evangelio de San Marcos (6, 17 – 29): “Herodes había mandado poner preso a Juan Bautista, y lo había llevado encadenado a la prisión, por causa de Herodías, esposa de su hermano Filipos, con la cual Herodes se había ido a vivir en unión libre. Porque Juan le decía a Herodes: ‘No le está permitido irse a vivir con la mujer de su hermano’. Herodías le tenía un gran odio por esto a Juan Bautista y quería hacerlo matar, pero no podía porque Herodes le tenía un profundo respeto a Juan y lo consideraba un hombre santo, y lo protegía y al oírlo hablar se quedaba pensativo y temeroso, y lo escuchaba con gusto”.

Llegó el día en que Herodes ofreció un banquete a los tribunos y principales de Galilea por su cumpleaños. Durante la fiesta, se presentó a bailar la hija de Herodías y fue tal el agrado que Herodes encontró en la danza que le prometió a la joven que cumpliría cualquier deseo que tuviese. Por eso ella, a sugerencia de su madre, pidió la cabeza de Juan Bautista. Herodes sintió pena por Juan, pero no tuvo el valor de rechazar el pedido ni quiso verse comprometido frente a sus invitados. Posteriormente, la cabeza de Juan le fue entregada en una bandeja.

San Juan Bautista, mártir de la verdad

Benedicto XVI, en la misma audiencia de 2012, añadía: “La Iglesia celebra hoy la memoria del Martirio de san Juan Bautista, el precursor de Jesús, que testimonia con su sangre su fidelidad a los mandamientos de Dios. Su vida nos enseña que cuando la existencia se fundamenta sobre la oración, sobre una constante y sólida relación con Dios, se adquiere la valentía de permitir que Cristo oriente nuestros pensamientos y nuestras acciones”.

Además destacó que “celebrar el martirio de san Juan Bautista nos recuerda también a nosotros, cristianos de nuestro tiempo, que no se puede descender a negociar con el amor a Cristo, a su Palabra, a la Verdad. La Verdad es verdad y no hay componendas”… “La vida cristiana exige, por decirlo de alguna manera, el ‘martirio’ de la fidelidad cotidiana al Evangelio, es decir, el valor de dejar que Cristo crezca en nosotros y sea Él quien oriente nuestro pensamiento y nuestras acciones. Pero esto sólo puede suceder en nuestra vida si la relación con Dios es sólida. La oración no es tiempo perdido, no es robar espacio a las actividades, incluso a las apostólicas, sino que es exactamente lo contrario: sólo si somos capaces de una vida de oración fiel, constante y confiada, será el mismo Dios quien nos dará la capacidad y la fuerza para vivir de modo feliz y sereno, para superar las dificultades y testimoniarlo con valor. Que san Juan Bautista interceda por nosotros, a fin de que sepamos conservar siempre la primacía de Dios en nuestra vida”, agregó el Santo Padre.

@Limite42

 

Acerca de Angel Daniel Morales

Limite 42 Paralelo de Noticias Periodismo Independiente Diario Digital de El Bolsón – Río Negro – Patagonia Argentina DIRECTOR EDITORIAL Ángel Daniel Morales "En tiempos de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario"

Compruebe también

Virgen del Rosario de San Nicolás: Peregrinación que vuelve a la presencialidad

Virgen del Rosario de San Nicolás: Peregrinación que vuelve a la presencialidad

UNA HISTORIA DE 38 AÑOS DESDE LA APARICIÓN A GLADYS MOTTA | El 25 de …

Rusia espera una visita de la OMS en octubre para la aprobación de la Sputnik V tras la suspensión del proceso por fallas en una de sus fábricas

Rusia espera una visita de la OMS en octubre para la aprobación de la Sputnik V tras la suspensión del proceso por fallas en una de sus fábricas

La vacuna representa casi un tercio del total de dosis que recibió la Argentina desde …

Dejanos tu comentario