CHUBUT: ¿LE APLICARON EL “RIFLE SANITARIO” A UN HOMBRE CON TRASTORNOS PSICOLÓGICOS?

LA NUEVA VÍCTIMA DEL GEOP

La muerte de Tino John tras recibir un disparo en la cabeza por parte del Grupo de Operaciones Especiales (GEOP) de la Policía de Chubut desató una oleada de críticas en la comunidad de Lago Puelo, que junto a organismos de Derechos Humanos marchará este lunes hacia la Fiscalía para denunciar el accionar represivo. Las y los vecinos de la víctima enfocaron sus críticas en el GEOP, denunciado reiteradamente en las últimas décadas por abuso de poder y delitos de lesa humanidad. El protocolo de actuación aplicado a instancias del ministro Massoni fue denunciado por organismos nacionales de DDHH y es el mismo que pretendió instalar Patricia Bullrich. Las autoridades policiales justificaron el hecho, pero trascendió una versión diferente a la oficial desde una comunidad conmocionada y horrorizada.

Un conocido vecino de Lago Puelo señaló bajo expresa reserva de identidad a El Extremo Sur que -en lugar de acudir a un negociador o psicólogo- el GEOP desplegó “un operativo que incluyó bombas de estruendo y de humo, lo que intensificó la crisis de John”.

“Era un vecino enfermo, había tenido un brote y estaba desbordado”, señaló. “Todo el mundo sabía que tenía problemas psicológicos; el hecho de que haya venido un grupo especial de la Policía a solucionar el problema y que le haya pegado un tiro en la cabeza es una atrocidad”.

“Aplicaron un rifle sanitario en un enfermo psicológico, es atroz”, sentenció el vecino tras remarcar el “temor a represalias” que tiene la familia de la víctima, y aseguró que “toda la comunidad está horrorizada, a la espera de que se esclarezca la investigación y se juzgue el accionar policial.

La crónica policial

En horas de la mañana del jueves 27 un grupo del GEOP disparó a matar contra un vecino de Las Golondrinas -ejido de Lago Puelo- bajo el argumento de que presentaba una amenaza inminente para el personal policial y terceros. Sucedió en el marco de un allanamiento tras una denuncia de abuso de armas. La víctima fue identificada como Tino John, un vecino de 62 años reconocido y apreciado en la Comarca Andina del Paralelo 42.

Según la versión policial, un grupo de uniformados acudió al domicilio de la víctima el miércoles por la tarde, tras llamados de vecinos denunciando que Jones estaba lanzando tiros al aire. El jefe de la Policía de Chubut Paulino Gómez -también denunciado en su momento por hechos de este tenor – señaló que debieron replegarse ya que “corrieron a tiros” a los efectivos.

Como consecuencia, se solicitó la presencia del grupo GEOP, que viajó hacia la localidad en horas de la madrugada. Arribó a las 10:30 del jueves para realizar el allanamiento en el domicilio, a pedido del fiscal Carlos Díaz Mayer.

Gómez relató que el grupo se encontró con un hombre cuya actitud era “extremadamente violenta e incontrolable, atemorizando a todo el vecindario”. Se sospechaba que poseía más de un arma de fuego. El hombre fue abatido con un disparo en la cabeza para resguardar la seguridad de los efectivos policiales y los ciudadanos, según confirmaron miembros de la Policía a los medios de comunicación.

La versión de Massoni y un protocolo dudoso

El Ministro de Seguridad de la Provincia, Federico Massoni, se pronunció al respecto en la conferencia de prensa que brindó el viernes 28 en Comodoro Rivadavia. Explicó que “no quedó otra alternativa que neutralizar esta amenaza”.

Massoni sostuvo que se trató de “una amenaza real hacia efectivos policiales y terceros” y opinó: “Es lamentable el final pero por suerte no tenemos ningún efectivo policial herido”. Una de las periodistas presentes preguntó en reiteradas ocasiones: “¿Se le disparó en la cabeza?”, pero el cuestionado ministro se limitó a repetir: “Se neutralizó a la persona”, sin dar más detalles sobre lo sucedido. “Cuando usted se encuentra con un riesgo que ya no es potencial sino real, debe neutralizarlo. Y la forma de neutralizarlo que tuvo el efectivo de GEOP fue esta, la más rápida posible”, justificó.

Permanece la duda sobre el protocolo aplicado, aparentemente sin medidas previas para detener al hombre sin provocarle la muerte. Lo cierto es que el protocolo propuesto por Massoni ha sido denunciado en su totalidad por organismos de Derechos Humanos de todo el país.

Se trata de la Resolución N° 145/2020, publicada en el Boletín Oficial Provincial N° 13530 AÑO LXIII, el 11 de noviembre de 2020, bajo la denominación de “Protocolo para la utilización de las armas de fuego en situaciones complejas con armas blancas”.

Las dudas sobre el protocolo

Massoni replicó replicó el “Protocolo Tueller de los 21 pies”. Se trata, además, de la doctrina que la Ex Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, intentó aplicar, lo que le valió el repudio de múltiples organizaciones.

El mismo fue creado por el Departamento de Policía de Utah, Estados Unidos. La regla establece que que 21 pies -o 6,4 metros- es la distancia mínima que se requiere para tener posibilidades de defenderse de manera efectiva con un arma de fuego ante una agresión con arma blanca, a partir de tener el arma enfundada y lista para disparar.

“A menos de esos 6,4 metros de distancia las probabilidades de sobrevivir a una agresión con arma blanca disminuyen considerablemente, teniendo en cuenta que los ataques pueden ser muy veloces y que aunque pudiéramos llegar a disparar, nada indica que no pudiéramos errar el tiro y es más, que aun impactando en una zona vital del agresor, este podría igualmente llegar a herirnos como resultado de la inercia de su movimiento”, sostiene el protocolo.

Entre otras consideraciones que amplían el rango de uso de armas de fuego por parte del personal policial, se encuentra el Artículo N°10 del protocolo que rige en toda la provincia de Chubut, el cual indica cómo se debe actuar ante un atacante potencialmente peligroso con portación de arma blanca.

Un disparo en la cabeza es el último paso

Antes de disparar, el funcionario o agente policial debe dar la voz de alto al agresor, de no avanzar y arrojar el arma. De no acatar la orden, si el agresor continúa avanzando, “violando la distancia de seguridad mínima establecida en el protocolo (6.4 metros), el agente policial estará facultado a realizar un disparo con el arma reglamentaria a una zona baja del agresor”, lo que comprende la zona corporal de la cintura a los pies. De continuar el ataque, se efectuará un segundo disparo a la zona media, comprendida entre el cuello y la cintura para intentar neutralizar al atacante.

Un disparo a la cabeza es el último paso, si “el agresor continuara avanzando y el contacto cuerpo a cuerpo sea inminente”, lo que determina que “el funcionario policial podrá escalar aún más en el nivel de respuesta, efectuando un disparo a zona alta del agresor, entendiéndose por zona alta a la región corporal de la cabeza de la persona”.

No obstante, el protocolo también indica que en el caso de que “la agresión sea ilícita y de tal magnitud que por la violencia ejercida por el atacante”, el funcionario policial puede y debe evitar los pasos anteriores y disparar directamente. “En caso de que el agresor tenga contacto con el agente policial, el funcionario estará facultado a abrir fuego las veces que fuere necesario para neutralizar la agresión inminente, respetando los principios esenciales sobre el uso de la fuerza”.

¿Jones representaba un peligro inminente?

Hasta el momento, solo hay información escueta sobre la situación de parte de las fuentes oficiales. Según mencionó Gómez, el jefe del Equipo Táctico y el Fiscal a cargo del caso deberán informar en los próximos días los detalles del operativo.

Aún no hay datos que confirmen que el hombre abatido haya representado un peligro inminente, desatendiendo las órdenes policiales y atacando a menos de la distancia estipulada. Se estima además que padecía de una enfermedad de tratamiento psiquiátrico, y que al momento de ser abatido estaba en medio de un “brote psicótico”.

La Comisión contra la impunidad y por la Justicia en Chubut ya advirtió en su momento el peligro potencial del protocolo de Massoni. A días de haberse publicado, difundieron un comunicado en el que advertían sobre lo inconstitucional del Artículo N° 6, “que representa un riesgo de muerte para la población”.

La Comisión destacó dos incisos: “Artículo 6 Inc. b) cuando el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se compruebe que se trataba de un símil de arma letal”; “Artículo 6 Inc. c) cuando se presuma verosímilmente que el sospechoso pueda poseer un arma letal”.

“Intentemos poner estos Incisos en situaciones que a esta Comisión ya han llegado y que sin que exista este Protocolo inconstitucional, han generado vulneraciones y violencias a los derechos de personas y de sus familias, imaginemos entonces qué pasaría si acaso, se pusiera en vigencia este Protocolo, que, por supuesto, debe ser rechazado por todos los poderes”, expresaron en noviembre del 2020. Y hoy la situación se convirtió en una realidad.

El protocolo fue ampliamente criticado por otras organizaciones y ciudadanos, en el marco de un contexto social afectado por numerosos casos de personas desaparecidas y asesinadas con abuso de autoridad policial de por medio, como es el caso de Luis Espinoza, Santiago Maldonado y Facundo Castro, entre muchos otros.

La palabra de los vecinos

Las denuncias de los vecinos apuntan contra las hipótesis lanzadas por algunos medios de comunicación y una versión policial llena de vicios. Un vecino de la localidad, quien conoció a Tino John, habló bajo reserva de identidad con El Extremo Sur y señaló que el resultado de la situación se trató de una “extrema irresponsabilidad por parte de quienes tenían la misión de cuidar a los vecinos y a la víctima”.

“Era un vecino enfermo, había tenido un brote y estaba desbordado”, señaló. “Todo el mundo sabía que tenía problemas psicológicos; el hecho de que haya venido un grupo especial de la Policía a solucionar el problema y que le haya pegado un tiro en la cabeza es una atrocidad”.

El vecino de Lago Puelo comentó que, en lugar de acudir a un negociador o psicólogo, el grupo GEOP desplegó un operativo que incluyó bombas de estruendo y de humo, lo que intensificó la crisis de John.

Lo recuerda como “una excelente persona, un deportista de primera y un amigo impresionante”. Destacó que jamás presenció actitudes agresivas, aunque tanto él como su círculo sabía que había desarrollado problemas psicológicos los últimos años. “Aplicaron un rifle sanitario en un enfermo psicológico, es atroz”, sentenció. Sostuvo que toda la comunidad está horrorizada, a la espera de que se esclarezca la Investigación y se juzgue el accionar policial.

“El protocolo de Massoni es una apología de asesinatos”

El malestar de la comunidad es creciente. Mediante un comunicado, los vecinos de las Golondrinas solicitaron al ministro que “se presente en la zona y de explicaciones sobre el operativo del grupo GEOP”.

“Solicitamos también públicamente que la investigación del caso no esté en manos de la misma fuerza de seguridad provincial para garantizar transparencia”, afirman en la carta, difundida este fin de semana en redes sociales.

Se refirieron al hecho como “un operativo que nos genera muchas dudas”, al tiempo que exigieron “la inmediata investigación del hecho y la explicación clara de por qué un grupo supuestamente especializado interviene y termina con la vida de un vecino con un disparo de arma en la cabeza, mantiene atada a su esposa sin brindar explicaciones, ni mostrarle la orden de allanamiento, ni decirle qué había pasado con su esposo”.

“Nuestra zona se ha visto atravesada por una catástrofe y entendemos que ninguno de los vecinos estamos reparando aún nuestras propiedades, y sin justificar ningún acto violento, entendemos que de ninguna manera la intervención puede ser la de exterminar a un vecino. Entendemos que por esa razón se retiró la policía de El Hoyo y solicitó la intervención de un grupo especializado, no por temor a sufrir daños, sino por la importancia de resolver la situación sin violencia”.

Solicitaron, además, que la investigación no quede en manos de la misma fuerza de seguridad provincial sino en manos de entes nacionales “que puedan dar cuenta de una investigación sin vicios”.

La Comisión contra la impunidad y por la Justicia en Chubut emitió un nuevo comunicado en el que recuerda su advertencia al publicarse el Protocolo del Ministro de Seguridad de la Provincia.

Ratificaron la renuncia de Massoni y la impunidad de las fuerzas policiales en su “licencia para matar”: “El protocolo de Massoni para el uso de armas de fuego en Chubut es una apología de asesinatos”.

En tanto continúa en desarrollo la investigación, así como el análisis de los vídeos del hecho y las declaraciones de los implicados, la comunidad se movilizará el lunes por la mañana hacia la Fiscalía del Hoyo para exigir Justicia.

 

Lola Sánchez|extremosur

Acerca de Angel Daniel Morales

Limite 42 Paralelo de Noticias Periodismo Independiente Diario Digital de El Bolsón – Río Negro – Patagonia Argentina DIRECTOR EDITORIAL Ángel Daniel Morales "En tiempos de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario"

Compruebe también

El Ministro de Ambiente Juan Cabandié estaba en la región cuando renunció al cargo

El Ministro de Ambiente Juan Cabandié estaba en la región cuando renunció al cargo

LLEVÓ ACABO REUNIONES CON MANDATARIOS MUNICIPALES DE LA COMARCA | El ministro de Ambiente y …

Nuevo transporte de colectivo urbano en El Bolsón “Cooperativa” de Los Lagos

Nuevo transporte de colectivo urbano en El Bolsón “Cooperativa” de Los Lagos

EX TRABAJADORES DE LA GOLONDRINA | Desde el pasado lunes 13/09 funciona en El Bolsón …

Dejanos tu comentario