11 de diciembre de 2022 Domingo Tercero de Adviento

“Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven: los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres”.

Jesús les respondió: “Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven

DOMINGO TERCERO DE ADVIENTO
11 de diciembre de 2022

Evangelio según San Mateo 11,2-11

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle:
“¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?”.
Jesús les respondió: “Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven:
los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres.
¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!”.
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: “¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento?
¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes.
¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta.
El es aquel de quien está escrito: Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino.
Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.

+Palabra del Señor

 

Reflexión (*)
El evangelio de Mateo nos presenta la llamada «prueba mesiánica». Juan el Bautista desde la cárcel manda emisarios para preguntarle a Jesús si es él el esperado o si deben esperar a otro. La respuesta de Jesús es el eco de los profecías que confirman su misión, de una manera nueva y desconcertante, una misión llevada a cabo en el compromiso ético con los excluidos. Esto es lo que define su persona y misión. “¿Eres tú el que debía venir o hay que esperar a otro? Vayan y anuncien a Juan lo que están viendo y oyendo. Los ciegos ven, los inválidos andan, los leprosos quedan limpios… y a los pobres se les anuncia el Evangelio, la Buena Noticia». Estos «hechos», estas buenas noticias, son la prueba de identidad del Mesías. Quien realmente aprende a ver, se acerca al misterio de la presencia de Dios en la vida. Por eso el adviento tiene sabor de esperanza, de desocultación del secreto de Dios que se hace presente en el Reino. Nos deja en la duda. Nos obliga a hacer un salto. A ver más allá. Jesús les pide a los discípulos de Juan entrar en una nueva narración del mundo. Porque las palabras no alcanzan, no sirven, las amenazas divinas tampoco. Juan es un profeta ascético y rudo, consumido por el viento y el fuego de Dios que se ve de lejos. La respuesta de Jesús tiene su punto de partida en la fila de los más vulnerables, donde la vida está amenazada: ciegos, sordos, inválidos, pobres, excluidos… no parte de prácticas religiosas, sino de las lágrimas. Es una invitación a ver la tierra nueva y los cielos nuevos en el amor sin fronteras. El discípulo está invitado a continuar esa narración con su vida creíble. La vieja realidad permanece, pero algo nuevo nace; una palabra aún inaudita y una narración se abren camino en viejos discursos. “Que salieron a contemplar en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Un hombre elegantemente vestido?…entonces ¿que salieron a ver? ¿Un profeta? Les digo que sí y más que un profeta…les aseguro, de los nacidos de mujer no ha surgido aún alguien mayor que Juan el Bautista. Y sin embargo, el ultimo en los reino de los cielos es mayor que él.” Juan no es más que un precursor, alguien que está ahí al servicio de Jesús. Pero para llegar al todo que es Jesús hay que pasar por la invitación de Juan Bautista. Juan predica la conversión ante la inminente llegada del Mesías. Es auténtico, dice lo que es, y hace lo que dice; en él coinciden mensaje y mensajero. Por eso la pregunta de Jesús: ¿Que fueron a ver en el desierto? Este es el único milagro que la tierra necesita, creyentes creíbles. La cercanía a los más desfavorecidos dará testimonio de la verdad de tu adviento, de la cercanía del Reino de Dios, de la realización de los sueños de Dios. La salvación que Jesús nos trajo no responde a la que nosotros esperamos y nos anuncia que el amor nunca se pondrá al servicio de nuestro ego para alcanzar provecho personal. El amor va siempre en dirección a los demás olvidándose de sí mismo. El egoísmo es nuestra destrucción porque el amor es nuestra verdadera naturaleza. Sólo si nuestra vida produce esos mismos hechos de los que habla Jesús en el Evangelio, sólo si somos «buena noticia para los pobres», sólo entonces estaremos siendo seguidores de aquel Mesías, del Xristós, o sea, «cristianos». Dichosos los que abran sus ojos a la novedad del Reino. Los que se dejen movilizar por todo aquello que devuelve la dignidad a las últimos de los últimos. Los signos del Reino no remiten a actitudes abstractas o meramente intencionales, sino a la liberación del sufrimiento y la humanización de la vida. No conocen tampoco las fronteras entre lo sagrado y lo profano, sino que acontecen en escenarios donde lo humano se fortalece y se embellece por el amor. Allí donde se practica la hospitalidad y se cuida la vida. En la desmesura del Amor se da la señal de la Presencia de Dios que viene. No defraudemos a quienes esperan un signo de esperanza.

(*) Jorge Peixoto – OFM
Parroquia Ntra. Señora de Luján – #ElBolsón

Acerca de Angel Daniel Morales

Foto del avatar
Angel Daniel Morales Periodista Independiente DIRECTOR EDITORIAL Diario Digital de El Bolsón – Río Negro – Patagonia Argentina | "En tiempos de engaño universal la verdad es revolucionaria"

Compruebe también

Lago Puelo: Por problemas financieros la municipalidad suspendió la Fiesta Nacional del Bosque

Lago Puelo: Por problemas financieros la municipalidad suspendió la Fiesta Nacional del Bosque

La Fiesta Nacional del Bosque que año a año se realizaba el tercer fin de …

Contienen incendio de Cuesta del Ternero y trabajan en la extinción de El Foyel

Contienen incendio de Cuesta del Ternero y trabajan en la extinción de El Foyel

Así lo refiere el parte de la hora 20 del Servicio de Prevención y Lucha …

Dejanos tu comentario